QUÉ LEER

Mi primer día de guarde

A pesar de que mis hijas son ya mayores, recuerdo muy emotivamente como fue mi primer día de guarde como mamá primeriza.

Valeria era una niña que necesitaba contacto físico continuo y mis cuatro meses de maternidad los pasé con una prótesis, no quería estar ni con su padre, ni con la abuela… si la cogía alguien que no era yo, el llanto y los gritos eran insoportables ¡menudos pulmones que tenía mi chica!

Y yo, que soy también una madre muy sentida, me sentía fatal si la dejaba llorar, hasta el punto de pensar que podía crearle un trauma o y si piensa este bebé que su mamá no la quiere.

Jamás he dejado llorar a mi bebé por este motivo, hice un cambio en mi manera de pensar, la verdad es que no podía ni dejarla cuando estaba dormida, me acercaba a la cuna y abría un ojo (era una advertencia ‘¿qué haces mamá?¿dónde te crees que vas?’) y eso me hacía estar agotada tanto física como psicologicamente. Así comprendí como era posible que después del nacimiento de un bebé una mujer podía caer en depresión. Dejas de ser un yo para convertirte en un su.

Cambio de chip, esto es lo que necesita mi bebé y esto es lo que haré, crianza con apego, tanto apego que aún tengo las marcas de las uniones (es broma) La elección de guardería la hicimos muy rápido porque hasta el final no nos pusimos a buscar, encontramos una guarde con cámaras y eso nos dio seguridad además de lo luminosa que era, nos encantó, con grandes ventanales y una zona de patio cubierto con césped artificial y juegos.

El primer día fue horrible, lloraba yo más que ella, fue la hora más horrible que recuerdo, tan solo una hora que se me hizo eterna. Ella lloraba y yo me aguantaba el llanto para que no me viera igual, la profe me la quitó de las manos, ‘en una hora la vienes a buscar, hasta luego’. Oye, señorita, que te estoy confiando la vida de mi hija, que no tengo nada con mayor valor, que tengo el corazón encogido y los sentimientos a flor de piel, cuídala como si fuera tuya. Creo que si no la hubiera cogido ella, me la hubiera llevado a casa otra vez.

Me di la vuelta, salí hacia casa, se me caían las lágrimas y en una hora no te da tiempo a hacer nada, me conecté a la web de la guarde y me puse a observar qué hacía, toooooodaaaaa una horaaaaaa, sin parar de mirar ese gran hermano baby. 

¿Qué creéis que hace un bebé de cinco meses su primer día de guarde? Nada, no hacen nada. Al final poco a poco nos fuimos acostumbrando y no cambiaría llevar a mis hijas a la guardería por nada del mundo. Hacer cargar a los abuelos con esa responsabilidad me parece irresponsable por los padres, los niños necesitan estar con niños y relacionarse, jugar y divertirse, los abuelos están para pasar un buen rato.

Y hoy es su primer día cole y está emocionada porque va a ver a sus amigos y espero que tenga también las mismas ganas de aprender cosas nuevas.

¿De vuelta al cole? ¿Primer día de guarde?

Cuéntame tu experiencia en los comentarios

 

Puedes estar al tanto de todas mis publicaciones si te suscribes al blog o en las redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s