DIY

LABERINTO CASERO PARA NIÑOS

Seguimos haciendo manualidades veraniegas, estos días de medio descanso o lo que sea porque no sé como catalogarlos, estoy más cansada de lo normal, aun no nos hemos ido oficialmente de vacaciones (los papis) la falta de rutina hace mella en el comportamiento de mis retoños y eso nos afecta en todo. Ayer después de varios días sin hacer ninguna manualidad, hicimos este laberinto para pasar la tarde y fue cuando me di cuenta de cómo se mueve, la destreza manual que tiene, la forma de pintar, que para mover el laberinto se ayudaba del cuerpo entero de como mi niña pequeña ha dejado de ser pequeña y es que solo faltan cuatro meses para que cumpla cinco años! ¡Cinco años! Quiere decir que soy cinco años más vieja… demasiado deprisa…

He estado investigando que beneficios tienen los laberintos para el desarrollo infantil y he leído que tienen bastantes cosas buenas, los laberintos funcionan como rompecabezas mentales al tener que ir buscando el camino correcto entre varios caminos sin salida.

Por un lado ayuda a persistir, a mi hija cuando algo no le sale se rinde fácilmente y se suele enfadar “porque nada le sale bien”, pasamos horas y horas hablando de que hará cosas bien y cosas mal pero nunca tiene que dejar de intentarlo y mucho menos enfadarse. Usar los laberintos me parece una buena forma de explicarle que igual que en la vida encontrará mucho caminos que no le gustarán o que le llevarán a ningún sitio pero no debe dejar de buscar el camino correcto y no rendirse nunca. Esta es una de las frases que me gusta decir en inglés: ‘Never give up!’

Además los laberintos aumentan la concentración, ejercitan la mente y el ingenio, ayudan a resolver problemas y promueven las habilidades motoras.

En nuestro caso es un laberinto sencillo, para llevar una bola de un lado a otro pasando por diferentes huecos. Para hacer este laberinto necesitamos:

  • Tapa de una caja de zapatos
  • Cartón para reciclar
  • Pistola de silicona caliente
  • Pintura
  • Goma Eva

Comenzamos haciendo unas pequeñas rayas sobre la caja de cómo será nuestro laberinto.


Una vez que tenemos más o menos definido como va a ser nuestro laberinto casero cortamos tiras de cartón del mismo alto que la caja y el largo según nuestro boceto. Cuando tengamos las tiras las vamos pegando con silicona caliente sobre las líneas de la tapa.


Ahora que ya parece un laberinto le damos algo de color, nos hemos inspirado en la playa porque tenemos muchas ganas de irnos ya de vacaciones, así que hemos pintado el laberinto de azul.


Ahora lo dejamos secar y para finalizar hemos hecho unas figuras con goma eva, un delfín, una estrella de mar y una palmera. Las hemos pegado aleatoriamente por el recorrido.

El laberinto ha sido un gran éxito para mis pequeñas, para poder jugar hemos hecho una bola de plastilina y ya está terminado. Ahora solo queda jugar.


Estamos encantadas con nuestro laberinto casero, estoy pensando llevármelo de viaje para que se entretengan en el coche.

Espero que te haya gustado e intentes hacerlo tú también.

 

Puedes estar al tanto de todas mis publicaciones si te suscribes al blog o en las redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s