QUÉ LEER

La Ovejita que vino a cenar

Hoy quiero enseñaros este cuento singular, que cambia la historia del malvado lobo que nos encontramos siempre en los cuentos. ¿Y por qué el pobre lobo debe ser siempre malo?

la-ovejita-que-vino-a-cenar

Está historia es la lucha entre el instinto del lobo y la fuerza de voluntad, la amistad, ser generoso, buscar un amigo donde solo encontrarías un enemigo, una pobre ovejita perdida que solo busca un amigo y un lobo hambriento que tiene una triste sopa de verduras para cenar.

La ovejita que vino a cenar” se ha convertido en uno de nuestros libros favoritos. Me gusta leer cuentos a mis hijas antes de dormir, para que tomen la lectura como un hábito y no como obligación. Ya no podemos dormir sin leer un cuento y ese es un trabajo diario que recomiendo enormemente a todos los papás y mamás, los niños necesitan fantasía, desarrollar su imaginación y dejar entrar en sus vidas historias como este cuento que transmite tantos valores y como padres ayudarles a crecer felices. Haciendo de nuestro tiempo su tiempo y no estar pensando la cantidad de cosas (otras cosas) que tenemos para hacer, soy de las que creen que esas cosas las puedo hacer después.

la-ovejita-que-vino-a-cenar-lobo

Para leerlo ponemos voces rudas para el lobo y tonos muy agudos para la ovejita, aullamos varias veces y en varias páginas. Dejar que os lleve el cuento al leerlo, no sintáis vergüenza, si no tienen hábito de lectura les costará mucho menos estar pendientes y si lo tienen desde luego que lo disfrutarán mucho más. No leer de forma monótona, hacer altibajos con la voz y sobre todo disfrutar del cuento tanto como ellos. Si creen que para vosotros es aburrido se convertirá en algo aburrido para ellos también.

la-ovejita-que-vino-a-cenar-abrazo

Escrito por el ilustrador y escritor británico Steve Smallman e ilustrado por Joelle Dreidemy, transmite ternura desde la portada, un simpático cuento para trabajar emociones como la ternura, la amistad y la empatía. Esencial en la biblioteca de mis hijas y espero que después de leerlo de las vuestras también.

Presenta a un lobo que reflexiona y medita sobre sus actos, que tiene durante todo el cuento una lucha, entre querer comer un estofado y no poder comerse a esa ovejita tan tierna en todos los sentidos.

Hasta el más feroz de los animales, tiene sentimientos y en este cuento lo relatan muy bien. Es un cuento recomendado a partir de 4 años, pero yo no hago distinciones con mis hijas y la de 2 años escucha el cuento también, aúlla con nosotras y se divierte a lo grande con el cuento.

Os dejo un enlace en Amazon dónde puedes adquirirlo, si lo compras por aquí a ti te cuesta lo mismo y a mi me ayuda un montón.

La ovejita que vino a cenar

Espero que disfrutes de este cuento tanto como nosotros, que hagas de ésta historia un pilar en el aprendizaje de tus hijos y le enseñes los valores, de la amistad, la empatía, la ternura y la lucha por el instinto.

Cuando lo leas, cuéntame en los comentarios qué te ha parecido.

Gracias por leer.

Lu

 

Puedes estar al tanto de todas mis publicaciones si te suscribes al blog o en las redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

 

Un comentario sobre “La Ovejita que vino a cenar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s